wladiario

Las cosas de W&CC así como de ALMAYARA.

contador de visitas

sábado, mayo 21, 2011

Puerta del Sol

Estoy emocionado. Me siento vivo. Vuelvo a creer en cosas en que pensé jamás volvería a creer: la humanidad. Hace poco paseé mi vergüenza a hurtadillas. No me sentía orgulloso de la raza humana a la que pertenezco. Hoy ya no ando cabizbajo evitando levantar la mirada del suelo.

Ya estaba preparado para abrazar sin dilaciones mi amargura, hasta el resto de mis días. Pero ha surgido la chispa y se ha incendiado el ánimo. Un ánimo que espero y deseo no se extinga aunque se que decaerá.

La sociedad –mi sociedad-me ha dado la oportunidad de sentirme en primera persona, de construir algo de lo que me rodea, o de sentir que puedo crear algo de lo que me rodea, condicionarlo al menos.

En estos días de acampada en Sol he podido ser uno más; he podido ser protagonista en la medida que mi juventud en retirada me lo ha permitido. Ya no llegan las fuerzas, pero nadie me exigió ni mucho ni poco. Era una cuestión personal.

He recordado, inevitablemente, los días de otro campamento; el de la Esperanza. También me dieron la oportunidad de pasar una noche con los acampados. Me ofrecieron hacer su causa mía, aunque bien sabían ellos –y yo-que era la suya y nada más que suya. Siguen en ello.

El pasado 13 de mayo se publicó en el Diario EXPANSIÓN que a finales de 2011 la Audiencia Nacional celebrará el juicio contra los ocho acusados de la quiebra de Sintel, antigua filial de Telefónica. De la quiebra hace ya diez años. Yo no tenía canas en la barba. Tampoco las tenía cuando llevé mis veinte colchonetas a la plaza de Cuzco e impartí clases de yudo a los hijos de los afectados-acampados.

Ahora sí las tengo y, sin embargo, no he sido invitado a la acampada de Sol. Simplemente he acudido y me he sumado a la marea social, revolucionaria y pacífica que quiere cambiar unas cuantas cosas de este país; de esta sociedad. He tenido el privilegio de ser protagonista por el simple hecho de ser un afectado más.

Ya he oído miles de majaderías sobre este revolucionario y novedoso fenómeno que me siento tan orgulloso de haber podido enganchar. También he visto muestras de respeto, de curiosidad, de solidaridad como no veía hace tanto tiempo.

Reconozco que me hubiera gustado encontrarme con muchas de las personas con quien recientemente he compartido comentarios de frustración. También hubiera querido encontrarme con jóvenes alumnos a los que creo capaces de transformar esta mediocre sociedad construyendo un mundo mejor. Pero aún están a tiempo. Mi presencia en la Puerta del Sol es la de todos los míos y espero reciprocidad cuando pasen estas elecciones municipales y autonómicas (no lo olvidemos; sólo estamos eligiendo alcaldes y presidentes autonómicos).

Pero la luz roja se ha encendido y los banqueros y políticos (también los medios de comunicación) deben tomar nota. Son los tres grandes enemigos contra quienes se ha tomado la calle y por ese orden: banqueros, políticos y medios de comunicación. Por eso, debe quedar prendida esa luz roja una vez llegue la euforia de los resultados de las urnas en la madrugada del lunes 23.

Si nos olvidamos de este colosal comportamiento ciudadano que debería enorgullecer a todo madrileño y, por ende, a todo español, no habrá servido de casi nada. La lucha debe seguir y debe seguir en los mismos cauces de convicción y también de ejemplar civismo (ni una cervecita ¡coño!)

Ahora, los más jóvenes deben hacer gala de su energía para mantener la llama viva. Y los más viejos (que había mogollón) deben aportar su experiencia y, sobre todo, su paciencia para animar a que la lucha no decaiga; porque decaerá. Pero no por ello se habrá perdido. Esta es la primera batalla y hay que ir preparando la siguiente. Sabremos muy pronto las consecuencias de esta primera genial escaramuza porque llegan enseguida nuevos compromisos para los políticos. El PSOE quiere ordenar su sucesión y habrá que estar alertas a ver qué es lo que han entendido del mensaje claro y contundente de la madrileña plaza del kilómetro cero. Más les vale asumir la metáfora y poner su cuenta kilómetros también a cero. De otro modo, se sabrá que la acción ciudadana debe volver a repetirse. Y habrá ocasión.

Hoy por hoy, todos estamos en Sol… y el lunes pidiendo cuentas. A ver si se enteran de una vez.


Acampada Puerta del Sol


Etiquetas: , , , , ,

editado por...Wladimiro Martín @ sábado, mayo 21, 2011