wladiario

Las cosas de W&CC así como de ALMAYARA.

contador de visitas

miércoles, marzo 16, 2011

Algo de información sobre el desastre de Fukushima

Uno se siente orgulloso de los amigos que tiene. Una vez más el periodista comprometido y honesto, Gustavo Catalán, informa pegadito a la verdad y sin concesiones de ningún tipo.

ENERGÍA

Mienten como bellacos, por Gustavo Catalán Deus

Autor: Gustavo Catalán Deus

Si hay un sector opaco en nuestras sociedades, ese es el de la industria nuclear. Lo han demostrado cada vez que ha ocurrido algún “incidente” nuclear en cualquier rincón del mundo. Con los desgraciados y graves acontecimientos de Japón se están convirtiendo en los mejores discípulos de Pinocho.

No lo digo sólo por las autoridades políticas niponas, que ya han demostrado en el pasado ser mentirosos en este terreno, sino por todos en general, que son incapaces de comunicar a la población los riesgos radiactivos a los que están expuestos con tal de no salirse del repetitivo discurso de “todo está bajo control”.

Desde el lunes 14 de marzo Francia y Alemania han exhortado a sus ciudadanos residentes en Tokio a que abandonen la ciudad. La causa alegada para que se alejen de la zona caliente es que hay riesgos de un nuevo seísmo. Pero la real, la que se habrá comunicado por lo bajini a alemanes y franceses para que salgan pitando, es el riesgo a que Tokio sea barrido por una nube radiactiva procedente de los reactores nucleares de Fukushima, a punto de reventar.

De hecho, las primeras partículas radiactivas ya han sido detectadas en la capital nipona, a 240 kilómetros de la central, y eso que “todo está bajo control”, según el Gobierno japonés y sus técnicos nucleares.

Tan controlado está todo que mira por donde, 17 tripulantes de tres helicópteros del portaviones estadounidense Ronald Reagan se han contaminado cuando sobrevolaban la zona ayudando en las labores de rescate, según fuentes de EEUU.

Uno, que apenas sabe nada de riesgos nucleares, se queda con los pelos como escarpias, cuando le dicen que los helicópteros volaron accidentalmente dentro de una nube radiactiva y que los detectores de a bordo activaron la alarma. Al final, y por lo que nos han contado, los helicópteros dieron media vuelta hacia el portaviones y este puso pies en polvorosa retirándose 200 kilómetros de la zona cero. Dicen que a los tripulantes les han descontaminado con una simple ducha de “agua y jabón”.

La situación no debe estar tan controlada cuando Francia ha reiterado a los periodistas galos que han acudido a Japón para informar de los graves sucesos, que abandonen el país. Hay que recordar que desde la agencia de seguridad nuclear francesa han elevado el índice del “incidente” en la escala de riesgos hasta seis, un valor menos que el de “siniestro total” como el que ocurrió en Chernobil hace 25 años.

Está claro que al menos Francia, Alemania y EEUU tienen información sensible sobre lo que está ocurriendo, pero que no divulgan. Conocen los valores de la radiación emitida en las cuatro explosiones y un incendio que se han sucedido en Fukushima y de las zonas de riesgo para la población.

Y sin embargo, callan. El silencio les hace cómplices de las consecuencias sobre la salud que en el futuro puedan aparecer entre una población disciplinada, aterrada y desinformada, precisamente en el único país que ha sido víctima de la bomba atómica y sus letales consecuencias.

Ya sabemos que no hay que alarmar a la población, menos aún cuando ésta se encuentra más desprotegida que nunca. Pero ocultar la realidad no es la misión de los que nos gobiernan ni está en su programa electoral. No es de extrañar que, como acaban de publicar varios grandes medios internacionales, tengamos tan mala opinión de los políticos que nos gobiernan.

Por cierto, ¿piensa tomar alguna medida de prevención el Gobierno español con los residentes en el país del Sol Naciente?

Gustavo Catalán Deus

Periodista ambiental

Premio Nacional de Medio Ambiente y Premio Fundación BBVA a la conservación de la biodiversiadad

Etiquetas: , , , , , ,

editado por...Wladimiro Martín @ miércoles, marzo 16, 2011