wladiario

Las cosas de W&CC así como de ALMAYARA.

contador de visitas

jueves, diciembre 24, 2015

Píldoras contra la envidia

En estos días en que la hipocresía compite por quedar por encima de luces de colores y cánticos almibarados ofrezco cápsulas para no rabiar. Ahora que la zambomba ha dejado paso al mensajito digital me esforzaré en aconsejar pastillas para combatir la desazón y el rencor. Y es que la felicidad no deja indiferente, o te cala o te provee de coraza: envidia se llama.

Antes de pasar a las dosis hay que mentalizarse de que la riqueza se encuentra dentro de uno mismo (si es que la hay) y nunca fuera; mucho menos dentro de otro. Por eso, las pastillas para combatir la envidia suscitan siempre reacciones de pecho adentro, bien sea a través del oído (oír para dentro), de la vista (ver para dentro), del tacto (sentir), del gusto (paladear) o del olfato (oler los perfumes de las estaciones y de la Naturaleza).

En ayunas conviene respirar el primer aire fresco del día como si se fuera a acabar, que realmente se está acabando. Una primera cápsula de música para uno mismo, para escuchar agarrado a las vibraciones y dejarse mecer por la alquimia de uno de los grandes. Yo propongo el triple concierto de Beethoven que debiera escucharse en todos los colegios al menos una vez a la semana. Y lo propongo tras haber dado una buenas bocanadas de aire fresco.

Para pensar menos en los demás también hay que gritar un poco. Lo mejor es cantar a voz en cuello ya se tengan cualidades o voz de gato aterrado. También puede valer María la portuguesa de Carlos Cano.

No todo son buenas noticias, es necesario también eructar y tirarse pedos a menudo. Incluso en público. Precisamente en público. O es que hay envidia mayor que la que se siente hacia el que eructa y se pee en público y se queda tan pancho.

Tan importante es el peinarse y asearse como el ir despeinado o desaliñado. El equilibrio es casi siempre la respuesta. Y el equilibrio es no caerse, hacia fuera, para mantenerse firme uno, dentro. No se olvide este punto importante.

A la hora de comer siempre hay que buscar lo que gusta, antes que lo que atrae. Para ello se habrá educado previamente a lengua, papilas gustativas y demás compinches, a saborear lo que se cuece a fuego lento, lo que se asa al amor de la leña, antes que lo que manipulan rodillos automáticos, máquinas de colorear y demás ingenios de las diversas industrias. Es importante paladear la fruta recién cogida del árbol al menos dos veces por año.

Conviene caminar mirando al suelo y al cielo. Se puede alterar, pero no se debe desviar la mirada al frente para ver con quien se cruza uno. Lo interesante no está ahí. Conviene beber de arroyos y fuentes naturales, mojar los pies en riachuelos y balsas así sea otoño o invierno. Como también conviene lanzarse a la nieva en plancha o de espaldas procurando ofrecer en el choque cuanta más superficie mejor.

No olvidemos abrazar una vez cada tarde un árbol que nos tenga enamorados por su sombra en verano y por los pájaros que soporta en los cambios de estación. Tampoco está de más trepar sobre ellos aunque esta píldora se puede sustituir por la de columpiarse en los juegos infantiles de los parques.

Montar en bicicleta y nadar es obligatorio si bien se puede sustituir por largos paseos en zonas vegetadas con la compañía de un solo compañero o de una sola compañera.

Las manos están para tocar y coger. Los brazos están para abrazar. No se cohíba. Es imprescindible para alejar definitivamente de nuestras vidas la envidia saber abrazar, tocar y acariciar con la naturalidad de los niños, con el calor de las madres, con el interés del ciego.

Al pasear, tocar, abrazar, nadar, montar en bicicleta o al respirar bocanadas de aire fresco por las mañanas hay que saber oler. No sólo se trata de descubrir la procedencia de las fragancias sino de rescatar en la memoria los pliegues de esos olores. "Me huele a verano en las tardes de mi barrio cuando jugábamos en pandilla". Es un ejemplo.

El sexo está sobrevalorado, pero ayuda. La risa está sobrevalorada pero libera. La natación está sobrevalorada pero te recuerda que hay que mantenerse a flote. Tan importante es reír a menudo como llorar cuando se requiere. Tan necesario es el desahogo sexual como vital el abrazo fuerte y sincero; mejor piel con piel, eso sí.

Otra importante pastilla antes de irse a la cama es cerrar los ojos y seguir "viendo" la luz. La hay por todas partes y nos empeñamos en apagarla. Somos luz (algunos incluso después de haber vivido).

También hay que aprender a escuchar el silencio, a hablar sin abrir la boca, a respirar sin ruido, a abrir las orejas para adentro, a rezar sin arrodillarse, a caminar no sólo con los pies, a mirar con la frente y no sólo con los ojos. Hay que entrenarse en hacer dos cosas a la vez: oír y escuchar, reír y perdonar, sonreír y ser indulgente, pedir y dar, crecer y menguar, vivir y morir.

A los que me hayan tenido envidia alguna vez les ofrezco pastillas de compasión. Nunca debieron de tomarse esa molestia. De verdad que no merece la pena.

A los que hayan tenido alguna vez envidia de los míos les ofrezco píldoras de solidaridad: háganlos suyos y podremos compartir el éxito.

A los que hayan sentido envidia por alguno de mis pocos éxitos les ofrezco cápsulas de clarividencia. Si lo he podido hacer yo lo puede hacer cualquiera. Si me ha sucedido a mi le puede suceder a cualquiera.

A los que nunca hayan sentido envidia les felicito y les propongo añadan, en este escrito, cuantas pócimas y remedios les haya venido bien en su camino de sabiduría. Sería muy de agradecer.


Y, finalmente, a los que se hayan visto contagiados en mis menguados momentos de felicidad, por favor, que me recuerden, cuando volvamos a vernos, que me arranque un cachito de corazón para ellos, como hago cada vez que yo consigo albergar la felicidad de otros en mi. Como he intentado hacer al escribir estas líneas dejando un jirón de corazón en cada frase.

Etiquetas: , , ,

editado por...Wladimiro Martín @ jueves, diciembre 24, 2015

1 Comentarios

At 15/2/18 09:35, Blogger montse fd said...

Sensacional ...

 

Publicar un comentario

<< Home